En los primeros meses del 2017, Kaspersky llegó a detectar más de 7.000 muestras diferentes de malware cuyo objetivo fueron los dispositivos IoT conectados a Internet, 74% más que la cifra detectada de 2013 a 2016.

De acuerdo a Gartner, hoy en día hay más de 6 mil millones de dispositivos conectados en el planeta, entre aparatos domésticos, monitores de bebe, televisores, teléfonos, refrigeradores, termostatos, brazaletes fitness entre otros.

La vulnerabilidad en estos dispositivos se debe a que en muchos casos el ciclo de vida del software ─el firmware─ no tiene actualizaciones o parches por parte de los fabricantes. En su mayoría, las contraseñas son asignadas por default, y hay poco conocimiento de los riesgos por parte del usuario.

Ello, aunado a que estos dispositivos tienen bajo consumo de energía, son portables, de bajo costo, están disponibles desde Internet y son de fácil configuración los hacen el blanco perfecto para los hackers.

“Estamos construyendo un mundo interconectado, en donde la cantidad de dispositivos conectados nos habla de la dependencia que tenemos en la tecnología, y un riesgo que debemos considerar en IoT continúa siendo la seguridad”, aseguró Roberto Martínez, analista de seguridad senior de Kaspersky Lab.

Si se considera que los dispositivos IoT están cada vez en más sectores, es sumamente importante prestar atención en las medidas de seguridad para su uso, sobre todo en dos verticales: salud e industria, donde el incremento de instalaciones de dispositivos IoT alcanzará 410 mil millones de dólares en 2022.

Una de las posibles soluciones para resolver las cuestiones de seguridad en los dispositivos conectados a Internet es la implementación de mecanismos de blockchain of things que, a través de un esquema de descentralización, intercambio de datos de manera segura y del reforzamiento en el proceso de autenticación y validación, hacen que estos dispositivos sean más seguros.

Tomado de infochannel.info