Blockchain: Pensemos por un momento en todos los pasos y partes involucradas en una operación de las más usuales, por ejemplo, la compra de un producto, una vivienda o un automóvil. Además del comprador, en distintos momentos del proceso intervienen constructores, fabricantes, vendedores, bancos, aseguradoras y organismos gubernamentales como el fisco y los entes de regulación. El proceso es mucho más complejo de lo que se suele advertir o ver a simple vista. Ahora multiplique esto por la cantidad de operaciones que se hacen a diario. Imagine la complejidad de la administración de las transacciones financieras globales o de las redes de negocios de empresas multinacionales.

En cada operación hay una cadena de documentos o transacciones financieras que deben ser intercambiados, acordados, confirmados, validados o firmados. Todo esto tiene un elemento de fricción en términos de seguridad, tiempo y costos. Hay muchísima información duplicada en los sistemas digitales de cada uno de los participantes y no da las garantías de seguridad y confiabilidad que se requieren. Cuando se eliminan estas fricciones, podemos reducir costos de forma muy significativa.

La evolución de la tecnología ha dado lugar a la aparición del concepto de blockchain, un sistema de conectividad que reinventará a las organizaciones, los ecosistemas y las economías de todos los países. ¿De qué se trata? Blockchain es un acrónimo inglés que significa “cadena de bloques” y refiere a un protocolo basado en la transmisión de paquetes de información encriptada de modo de facilitar los intercambios de datos y documentos entre los participantes de una operación.

Los millones de activos digitales existentes en el mundo, tales como música, dinero, productos, etc, ahora pueden ser compartidos de forma segura entre las diferentes personas y entidades sin la necesidad de un intermediario. Esto se hace con la tecnología Blockchain, la cual permite de forma segura establecer “confianza” entre las partes e intercambiar dichos activos con altos niveles de criptografía. Los activos no se guardan en un sitio central;están distribuidos en múltiples sitios. Los bloques se “relacionan” unos con otros y se crea así una “cadena de bloques” o blockchain.

Estudios realizados por IBM for Business Value (IBV) destaca que más del 65% de los bancos prevé adoptar esta nueva modalidad tecnológica en los próximos tres años. Un 15% de los bancos ya lo hará el año próximo. Además, el estudio indica que el 70 por ciento de las entidades financieras más innovadoras está centrando la adopción de blockchain en áreas clave: compensación y liquidación, pagos al por mayor, emisiones de deuda y datos referenciales. IBM considera que la tecnología blockchain tendrá un impacto beneficioso para transacciones como el que tuvo internet en la información. Y esto ocurrirá en un futuro relativamente cercano.

Si desea leer el resto del artículo, por favor siga este enlace.

Tomado de channeldir.com